Pepe Berenguer, el sastre que confeccionó el vestuario de mi primera comparsa, allá por 1984, volvía a encontrarse en mi camino para coser mi última viñeta gaditana (Antonio Martínez Ares).

 

En Pepe Berenguer los clientes son el alma del trabajo, porque se mantiene con ellos una relación personal y profesional a la vez. En el taller se visten caballistas de renombre como Manolo Román, Manolo Jiménez, Gonzalo Corrales, Manuel Acosta, Blas Álvarez, Curro Calderón o Cayetano Tirado ; Toreros afamados como Eduardo Capetillo, Ignacio Oceda Leal, Domingo López Chávez y Eduardo Dávila; ganaderos de renombre como Núñez Álvarez, Eduardo Mihura, Torres Gallego o Miguel Falcón, o novilleros como Hugo Iglesias, Carlos Ruiz o Fra Gómez. Igualmente son habituales en su tienda jinetes campeones de salto como Luis Álvarez Cervera.